Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Su blog es: http://charobodega47blogspot.com lo compartió conmigo que para mí es una joyita. ¡Gracias!

miércoles, 3 de julio de 2019

SEVILLA Y SUS CINES DE VERANO



CINES DE VERANO... EN JUEVES





Mis recuerdos de los cines de verano de barrios  están en el almacén de la memoria. Fue una larga etapa frecuentados por familias enteras  de vecinos y que servían para mitigar el calor del interior de las viviendas, camino de ellos se charlaba...en la entrada había diversos puestecillos de chuches, higos chumbos, señora mayor con inmaculado delantal con su cestillo con almendras tostadas y altramuces muy fresquitos o peros en dulces, (manzanas pequeñas), algunas vendían moñas de jazmines...por lo general, nos rodeaban los aromas de la dama de noche, jazmines y rosales. Alrededor, viviendas con ventanas y balcones cuajaditos de macetas con sus alegres coloridos y fragancias. Para amenizar la espera del comienzo de la película, lo que estaba de moda en la radio: Jorge Sepúlveda, Antonio Molina, Conchita Piquer, Angelillo, Lola Flores, Paquita Rico, el gran Antonio Machín, Pasodobles, Chá, chá chás, el abanico de artistas era amplio, y lo repetían a la salida.





Este cine estaba en el célebre barrio de Triana y fuí con mis padres muchas veces. A la salida, cada grupo se marchaba tranquilamente, sin griterios, se respetaba el descanso de los demás. La gente tenían menos estudios pero predominaba más el sentido común.

En las cercanías del Cine Arrayán, (barrio de La Macarena), estaba  "la plasa", (el Mercado de Abastos en finolis, el más antiguo de la ciudad), con sus puestos de melones y sandías, mi madre llevaba una bolsa de tela, hecha por ella, la sacaba del bolso y llevaba el melón, (ya tenía "inventada" la ecología). Lo metía en unos de aquellos frigoríficos tan feítos de entonces, con los higos chumbos y estaban muy fresquitos. Otra costumbre muy arraigada era sacar: sillas, búcaro, y pipas de melón, (secadas al sol), o de girasol y a charlar hasta muy tarde, en la puerta de la vivienda o en la azotea, a tomar el fresquito, Entonces los chiquillos sí podían jugar en la calle...






De vez en cuando se veía pasar el tranvía con la jardinera, (ver  en la etiqueta: "Historia y Curiosidades de Sevilla", 27/06/2013), yo era un comino, pero aún los recuerdo. No existía el adelanto horario por entonces, por lo que cuando empezaba el NODO  y los trailers de películas para los dos días siguientes ya estaba el cielo oscuro y nuestros ojos iluminados para ver la proyección en la pantalla blanca, con algunas lagartijas correteando por ella...con lo que la chiquillería se divertían y apostando a una "ganadora". Cuando la pantalla era de lona y hacía mucho viento, las largartijas salían despedidas, y el revuelo estaba asegurado...y no os digo ná de cuando la lagartija  en medio de una peli de miedo se te caía encima...el grito se oía en Melilla, por lo menos, no ni ná, jeeeeeee...


Este era el Cine Pío XII, en la barriada del mismo nombre. 

En Sevilla era una tradición muy arraigada, no sé desde cuando, pero mis padres desde jovencitos iban. Fue una larga y entrañable etapa, una atracción muy popular. Había muchos cines, los precios eran bastante módicos. En su mejor época creo que rozaron unas 70 pantallas, había barrios que tenían hasta tres. Aquel inolvidable cine en blanco y negro, grandes cintas sobre una diversidad de argumentos: comedia, intriga, musicales, policiacas, miedo, de romanos, oeste y por supuesto, de folklore...también echaban en color.

Algunos disponían servicio de "Nevería", con sus mesitas, podías pedir unas tapitas frías: vasitos de gazpacho muy fresquito, tamates aliñados, almendritas, pincho de tortilla de patatas, queso... ummmm!  Estaba  en la parte de atrás, compartías tu bienestar con gente del barrio. Yo conocí los últimos coletazos de todo aquello. 

Recuerdos de muchos sevillanos que tengan más de cincuenta años de edad, les producirá una indecible melancolía, un revivir de momentos agradables de su propio pasado. Y a las nuevas generaciones les servirán para conocer mejor la sociedad en que nacieron, la época de sus abuelos y padres y la propia entraña de la eterna Sevilla...unos de los fines de este blog.











Esta semana nos conduce Juan Carlos que tuvo la gran idea de proponernos el tema. Gracias. Podréis conectar:

MÁS CINES DE BARRIO EN CASA DE JUAN CARLOS.





Imágenes:

Internet.





59 comentarios:

  1. Entrañables recuerdos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo son. Ahora también existen cines de verano, no como los de antaño y son menos, pero es una tradición, que se mantiene...en lo posible.

      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Que buena entrada nos has dejado y bien explicado amiga ..la verdad que eso ya no se ve , aunque en los pueblos al menos en el mio llevan unos años que el mes de Agosto aprovechando que esta a pleno rendimiento el pueblo ponen un proyector y una sábana y cada mochuelo se lleva su silla , la verdad que se disfruta volver a sentir ese recuerdo u los niños mucho más ..
    Un besote y gracias por tan bonita entrada .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. GGracias Campi. Bueno, he pensado que podría aportar el daros a conocer una etapa entrañable de nuestra tierra, todo evoluciona.

      Besotes.

      Eliminar
  3. Cuantos recuerdos han venido a mi memoria.
    Los cines de Barrio, cada vez quedan menos...mi primer beso fue en el Cine Wilde, proyectaban La Novicia Rebelde...ayyyy cuanta nostalgia.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Ya lo creo! de dónde eres? Me "suena" la peli que comentas. Después se puso de moda el "cine resfrigerado", eran los que estaban cubiertos y le ponían aire acondicionado, eran asientos más cómodos y más cara la entrada. ¿Nostalgia? ¡Mucha!

      Abrazete.

      Eliminar
  4. Gracias por este bonito homenaje a una época. Un beso

    ResponderEliminar
  5. Cines de pipas y sesiones dobles.
    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Sevilla se presta- prestaba al goce del cine de verano por la tradición de las calurosas noches de estío.

    Qué bonito has descrito esos recuerdos,
    un gran abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El abanico siempre lo llevabamos. Era imposible olvidarlo en casa, no ni ná, jaaaaaaaaa

      Sí, fueron bonitos recuerdos.

      Un abrazón.

      Eliminar
  7. Me ha gustado conocer esa historia de cines de Sevilla, que quedan entre los de barrio de Madrid y los de verano que conocí entre Valencia y Alicante. Es curioso el cambio de costumbres, por aquñi solo llevábamos un bocata y, si había suerte, nos compraban una chocolatina en el bar del cine.
    Muchas gracias por tu aportación. Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días. El tema era atractivo, lo enfoqué sobre mis vivencias y me slió esto...es un gustazo participar con el grupo, me lo he pasado estupendo y lo haré, siempre que pueda. Agradecida por la propuesta...genial la M.G M, jaaaaaaaa...

      Felicitaciones Juan Carlos y un abrazo a todos.

      Eliminar
  8. Que bien lo he pasado, lo cuentas y yo imagino una pelicula, me has hechos reir con las lagartijas, imagino las sillas por el suelo, y desde luego te doy la razón con la educación se respetaba el sueño nocturno y la siesta. Un abrazo sin apuntador me los se de memoria.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ERan otros tiempo, no tan lejanos para que se olviden...

      Ahora se fomentan salas de cines de verano, alguna hay, en lo básico se parecen, pero sin el encanto y señas de identidad de antaño.

      Saltibrincos sin apuntador ni lagartijas...

      Eliminar
  9. Pienso que los cines de verano andaluces son iguales para todas las provincias y los recuerdos, para la gente que los frecuentábamos, también.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, por lo general, se parecen en Andalucía, eran muy frecuentados, se veraneaba menos y cuando te veían "morenitos de playa", aparecías con cierto "postín"", jeeeeeeeee...

      Eliminar
  10. Emotivos recuerdos, me gustó leer tu historia
    Abrazo

    ResponderEliminar
  11. Que bonito recuerdo en tus letras. Un gusto leerte. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los he compartido con mucho gusto. Por entonces eran muy populares poner rancheras en los cines: Pedro Vargas, Miguel Aceves Majías, etc...

      Saludos

      Eliminar
  12. Recorrido intachable, con sus pipas, sonido y cáscaras incluidas. Muy bueno. Por Sevilla, con su pasado de cines de verano.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jeeeeee ¡Qué tiempos aquellos! Pues iré pasando de vez en cuando para no perderme ninguna participación de los amigos, hasta ahora, sólo he visto a niñas ¿"Onde tán los otros"?

      Ahí te dejo con Machín y Luis Mariano...

      Un abrazón.

      Eliminar
  13. Me traes recuerdos de pequeño, en el que en BCN habían salas de cine que proyectaban por la mañana, eran mas baratas y era el refugio en muchas ocasiones contra las calores en plenas vacaciones..
    Abrazos Mari Carmen.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son recuerdoss entrañables e imborrables para mí también.

      Gracias por opinar, Llorenç..

      Un abrazete.

      Eliminar
  14. Tengo pocos recuerdos de estos cines, el primero que vi nunca se me olvida, fue en mi barrio, un hombre llegó con su maquina de proyectar colgó una sábana en la pared lateral de una casa y los mayores del barrio se acercaron con su silla a ver la película y los mas jóvenes nos sentamos delante en el suelo, al final de la proyección los mayores le daban unas monedas al que la proyectaba.
    También en los años setenta fuimos en varias ocasiones a los cines de verano en algunos lugares de nuestras costas.
    Abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Era una distracción que reunía a toda la familia, era baratita y hacía un calor agobiante en las casas, así que el éxito de los cines de barrios fue grande y duradero en el tiempo. Las sillas eran incómodas, pero se estaba fresquitos...

      Un abrazo.

      Eliminar
  15. Oooooh Mari Carmen. Me has recordado mi niñez y mi cine de verano allí en mi pueblo. Besitos :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y la mia, Margarita. Pues a mi me gustaba el cine y los de verano espeecialmente. ¡Qué tiempos!

      Bueno, merecen un homenaje...

      Besos.

      Eliminar
  16. Me ha venido a la memoria el olor a jazmines y dama de noche. El albero recién regado y esas pipas y altramuces que disfrutábamos viendo a Marisol, Joselito o una de romanos. !Qué tiempos!
    Gracias amiga por los recuerdos. Abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Te hago la ola! Me alegro verte por esta tu casa.

      Me¡i madre decía que nos íbamos al cinee con todos los "avíos": pipas, alcatufas, altramuces y la moña de jazmines en el pecho y a ver lo que tocara, tenía su encanto todo aquello. Gustazo en enviarte besazos.

      Eliminar
  17. Un gran paseo por esos cines de verano. Aquí también los hubo, pero no tantos como tú comentas, y esos cines de barrio recordados en el interior de nuestra memoria, que tú has plasmado con esas bonitas palabras.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El tema prometía, lo enfoqué como una crónica basada en vivencias...y salió esto. Agradecida por tu buena acogida, fueron punto de encuentros y distracción.

      Un abrazo.

      Eliminar
  18. ¡Qué bonito conocer los cines de esta manera! A mí me pilla jovencita, pero igualmente me emociona y comparto vuestra ilusión (es como si viajase en el tiempo)
    Un besazo, Mari Carmen

    ResponderEliminar
  19. Hola Dafne. Sí, la idea era esa, dar a conocer una larga etapa de cómo los mayores pasaban sus horas de ocio con los detalles que reflejaban muy bien la sociedad de entonces y recordar a nuestras familiasy las vivencias que juntos pasamos.
    Ciertamente, es viajar en el tiempo, te permite aampliar tus conocimientos y te ayudan a comprrender nuestra propia evolución.

    Gracias por participar, te invito a que lo hagas cuando te apetezca...

    Un besote.

    ResponderEliminar
  20. Me agrada decirte que con tu excelente artículo, al que no le falta un detalle, por eso mismo me gusta reconocer la excelencia del mismo, que me has transportado a esa bonita época de la niñez. Mi cine de verano favorito fue siempre, el de Santa Catalina, y era uno más -como tu, tan bien describes-, con su vendedor de higos chumbos, la señora de la pipas, chufas y altramuces sobre la barra de hielo, ese olor a jazmín, inolvidable, ese ambigú con su tomatito aliñado, etc..... Vamos, que lo has bordado.
    Enhorabuena y gracias por tu buen hacer.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  21. ¡Qué subidón me has dado! Eres un amigo estupenddo, Manuel. Creo que la gran mayoría de los cines logré conocerlos, a mis padres les gustaban mucho, por supuessto el de Santa Catalina era uno de los frecuentados. ¡La de curiosidades históricas que tiene nuestra ciudad son infinitas y tú y yo las compartimos, naturalmente no estoy a tu nivel, pero sí que le pongo empeño e ilusión.

    Agradecida por participar, sobre todo, con el afecto que pones en tus palabras.

    ¡GRACIAS MAESTRO!

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas

    1. MOLÍ DEL CANYER ha dejado un nuevo comentario en su entrada "SEVILLA Y SUS CINES DE VERANO":

      Que entrada más preciosa!! Y he conocido un monton de cosas. Que añoranza....por cierto que la palabra peros no la habia vuelto a escuchar desde mi infancia. Mi abuelo siempre cenaba peros. Besos.

      Eliminar

    2. Manuela Fernández ha dejado un nuevo comentario en su entrada "SEVILLA Y SUS CINES DE VERANO":

      Yo no los he conocido pero casi porque mis padres me han hablado tanto de ellos que parece que lo he vivido. Una entrada muy bonita.
      SAludos.

      Eliminar
    3. CHARO

      7:24 (hace 22 minutos)

      para mí
      CHARO ha dejado un nuevo comentario en su entrada "SEVILLA Y SUS CINES DE VERANO":

      Ese tipo de cines no lo he vivido pues en las ciudades donde he tenido que vivir los cines eran los clásicos de techo con butacas y en algunos gallinero.En el pueblo donde vivo ahora hay cine al aire libre todos los viernes del verano y es gratuito. En invierno el cine es el clásico cerrado que también es teatro , los domingos nos ponen dos sesiones una para niños y otra para mayores y hay que pagar.Besic

      Eliminar
    4. Ya os dije que desde que Blogguer me cambió esta páginas, las dificultades las tengo y no sé cómo hacer, pues no soy la administradora en origen. la publicat los comentarios de :

      MOLÍ

      MANUELA

      Y

      CHARO SE LOS "TRAGÓ"...los he rescatado copiando y pegando desde mi correo.

      A lasa tres, muy agradecida por vuestra participación. . Estas cosas compartirlas me hace ilusión y vamos conociendo otras tradiciones y costumbre de nuestro país.

      Besos.

      Eliminar
  22. He disfrutado mucho esta lectura que me llevó
    a la entrañable entraña de Sevilla.

    Besotes. Mari Carmen

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Myriam. Eso es lo que he procurado, me alegra lo que me dices, muchas gracias, preciosa.

      Besos y buen finde.

      Eliminar
  23. Un maravilloso recuerdo. Los cines de barrio... tan entrañables y que han ido desapareciendo.
    Qué nostalgia!!.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. quellos inolvidable cines de veerano, esparcidos por muchos lugares de nuestro país, nos dejó huella y reflexiones, todo evoluciona, no siempre para mejorar mucho, pero es lo que hay. La juventud tiene que saber dee la historia de sus ciuddades...

      Gracias por comentar. Juan Carlos nos ha reunido y me alegro poder haber participado.

      Besitos.

      Eliminar
  24. Qué evocadora me ha resultado su lectura. Casi cerrando los ojos te ves allí. Con lo que me gustan los animales y lo fácilmente que me distraigo seguro que me fijaba más en las lagartijas (salamanquesas, que son las nocturnas) que en la película. Me alegra que vivieras de aquella manera tan feliz aquellos años.

    Un abrazo Mari Carmen

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Alberto. Lo primero es agradecerte tu participación y tus cálidas palabras. Es cierto, las nocturnas son salamanquesas, (mis abuelas decían que si te escupían y te daba een la cabeza, esa zona se ponía calva), ¡Qué cosas!

      La niñez es una edad que nos marca para el futuro, y mis recuerdos son estupendos.

      Bienvenido a esta tu casa desde hoy.

      Un abrazete.

      Eliminar
  25. Me he llenado la cabeza con lindas y coloridas imagenes! la mitad de las cosas que enuncias vendian en tus tardes de cine no se que son, pero me han venido todas en tropel con fragancias y todo
    Emotivo recuerdo. En mi ciudad ultimamente se trata de incentivar como accion municipal el cine al aire libre en verano, como oportunidad cultural y social
    Beso y buen finde

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Mamaceci. Me das un subidón saber que te gustó la entrada. Bueno, las cosas que vendían en los puestecillos eran muy usuales por Sevilla: (peros), son manzanas pequeñas a la que envolvían en un baño de caramelo, entre la chiquillería ¡Éxito seguro! Los altramuces, son legumbres que con cierto sabor a saladito se vendían muy fresquitos, eso era para todas las edades, las pipas de melón, se secaban al sol y se llevaban al cine, (todo se aprovechaba)...

      Aquí también el Ayuntamiento fomenta los patios de identidades para cine de verano, pero sin el encanto de antaño.

      Que pases buen finde.

      Besitos y gracias por venir, guapetona.

      Eliminar
  26. awesome article.
    thanks for sharing and have a nice day

    ResponderEliminar
  27. Hola Mari Carmen, recuerdos entrañables que me vienen al leerte, eran tiempos distintos pero se añoran, como bien dices se tenían menos estudios o ninguno pero si se tenia algo muy importante y que ahora brilla por su ausencia que es la educación y el respeto hacia los demás, tierna entrada evocando tan bonitos recuerdos.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Piruja. He procurado brevemente exponer una tradición muy nuestra que nos reportó mucho y bueno, y cómo era el comportamiento de la sociedad por aquellas calendas...todo evoluciona, en muchos casos a peor. Es problema original de educación, se rompió lo establecido y eso tuvo, tiene y tendrá consecuencias muy negativas.

      Las violencias, los abusos las agresiones machistas...

      Un beso y gracias por comentar, preciosa.

      Eliminar
  28. ¡Qué entrañable tu relato! La verdad es que me está encantando esta convocatoria por la cantidad de historias que se están recreando.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Max. Ciertamente, estas convocatorias son tan interesantes como amenas y hasta didácticas, con partes divertidas, muy completitas, vamos. Bueno, intentaremos participar siempre que me sea posible.

      Gracias por comentar, hazlo cuando quieras.

      Un beso.

      Eliminar
  29. Gracias por el ilustrado recuerdo! Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ea, ya hasta el jueves...siempre que me sea viable, estoy a veces y no por mucho tiempo, es por unos díaas.

      Gracias Neogeminis.

      Abrazete.

      Eliminar
  30. Que lindos lugares rodeados de viejos y antiguos cines de sueños e historias. Donde hace tiempo se rodaban los mejores estrenos, ahora solo queda el polvo y el recuerdo de las sorpresas, las impresiones, tristezas y alegrías que se vivieron en los cines de antaño. Un genial recorrido por esos barrios con sus salas de cine inolvidables.
    Un saludo y feliz dia!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así eran, sí. Son entrañables recuerdos de una larga etapa y qe formaron parte destacada de nuestras más queridas tradiciones y un refleejo de aquella sociedad.

      Feliz semana.

      Gracias por comentar.

      Saludos afectuosos.

      Eliminar