Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

BLOG

BLOG

martes, 12 de marzo de 2013

* SEVILLA EN LA HISTORIA Y EN LA LEYENDA *


Las dos Esperanzas de Sevilla.




Si os preguntara a cualquiera de vosotros por el barrio de La Macarena en Sevilla...creo que la mayoría lo asociaréis con la Virgen de la Esperanza Macarana. Pues no, estimados seguidores, no es ése su origen. Muchos se sorprenderán:

Macarius-Ena.
El nombre de Macarena se remonta a la Época Romana de Sevilla, apareció con la construcción de la muralla, posterior a Augusto. Macarena significa Macarius-Ena, o sea "propiedad o posesión de Macarius", por haber en sus proximidades terrenos, y una torre, propiedad de un rico romano llamado Macario. También ubicado ahí, a un pequeño altozano se le conoce como -Monte Macario- 

En la época definitiva del amurallamiento romano, contaba éste con 166 torres y otros tantos lienzos de muralla. 

Las calles de Sevilla es posible que estuviran mejor pavimentadas en la época romana, que hoy, a juzgar por las grandes y sólida losas que aparecen cuando se hacen calicatas en algunas de ellas. El nivel del suelo en aquellos tiempos era mucho más bajo que ahora, puesto que para evitar las inundaciones, se ha echado escombros, tierra y nuevas nuevas capas de pavimento en toda nuestra ciudad. Por la diferencia de nivel que hay entre la parte baja de las Muralla de la Macarena, y las calles inmediatas, comprendemos este fenómeno municipal del rellenado y resaltado de las calles. En todo caso, el nivel romano en La Campana era de cuatro metros por debajo del actual.

El perímetro de la ciudad rodeado por el cinturón de murallas no era más que desde la Macarena hasta la Puerta de la Carne, y desde allí a la parte alta de Mateos Gago, siguiendo por la Encarnación, y la Plaza de San Martín, y desde allí bordeando la actual Alameda de Hércules, por el lado de la calle Feria, doblando para enlazar con la Puerta de la Macarena.

El Pretorio o Palacio del Pretor estaba en la actual Trinidad, y en sus subterráneos se encontraban las cárceles. En el actual Colegio de los Salesianos de la Trinidad, se conservan dichas cárceles subterráneas, donde estuvieron presas las coopatronas de Sevilla: Santa Justa y Santa Rufina en la época de la persecución dictada por el Gobernador Diogeniano.

Es uno de los barrios más antiguos y con solera, devotísimo de sus Hermandades  y que podemos disfrutar en la Semana Santa sevillana. 

Los armaos de la Macarena, por la calle Feria.



Fernanda y Mari Carmen, compis.
 



Basado en :

Historia de Sevilla.

José Mª de Mena.

4 comentarios:

  1. estupenda esta entrada ya tienes otro incondicional de tus escritos sobre Sevilla; mi yeno que , como tú es un enamorado de Sevilla y le encanta lo que escribes un beso y que pases una buena Semana Santa. Yo aún no acabo de levantar cabeza, todavía me encuentro muy floja y sin fuerzas; esta vez me ha cogido bien, espero remontar pronto.

    ResponderEliminar
  2. ¡Ya te echaba de menos! Me alegro que des señales de vida.

    Escribir sobre Sevilla, es fácil y difícil a la vez, como tú sabes. En cuestiones históricas hay que ser muy feaciente, "bichear" por los libros, o personas de confianza que sepas que han vivido y dicen cosas fiables, sobre todo, buscar mucho...hago todo lo que puedo para que salga lo más digno y riguroso posible. Por eso cuando veo un comentario como el tuyo, me ayudas, estimulas y me causa sensación de reto-alegría.

    Espero que estés bien para el lunes, no te doy "perniso" para más días. Yo ahora tengo el "trancazo", pero me estoy dando prisas para estar en Sevilla con Concep y los compis el Vienes de Dolores, y quizás se nos añada nuestra amiga antoniaconache..
    . Para Semana Santa, ya tengo pensado algo que puede que te guste.

    Un saco de besos.
    ¡Viva el barrio de La Macarena!

    ResponderEliminar
  3. No sabía de donde provenía el nombre de Macarena y mira tú, ya lo sé. Muy curioso y muy buena información a cerca de las murallas y los niveles del suelo. Sevilla siempre interesa, impresiona y hasta emociona. Sevilla me adoptó...¿O fui yo quien la adoptó a ella? Hace ya tanto tiempo...

    ResponderEliminar
  4. Sevilla se nos mete en los genes, aunque no seas nacida aquí, te adopta y punto.

    A las dos nos gusta explorar el porqué de las cosas, bendita curiosidad insaciable que seguimos teniendo, luego, por lo general, lo compartimos y eso produce una muy agradable sensación, ilusión y esperanza, mis grandes "motores" de convivencia.

    DEDICADO: a la cordobesa más sevillana que tenemos por aqui!.

    ResponderEliminar

A la espera de moderar comentario