Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

BLOG

BLOG

sábado, 27 de mayo de 2017

CURIOSIDADES: ¿SABÍAS QUE...?



Foto: S. Fernando, desfilando el día del Corpus Cristi.




Hoy os traigo una curiosidad histórica sobre el Gremio de Los Sastres, quizás muchos no lo sepan, tuvo a uno muy bueno, tanto que era un Santo: fue el rey Fernando III...

Como reminiscencia del glorioso pasado gremial que dio categoría de imperio económico a Sevilla en época de la Edad Media, cuando llegó a rivalizar en producción y exportación de manufacturas con las ciudades de la Liga Hanseática, Venecia y Bizancio, existe hoy aún en Sevilla una serie de calles que en sus nombres nos recuerdan  a aquellos gremios, las unas por haber estado en ellas los talleres u obradores, y las otras por haber radicado en ellas los hospitales propios de los gremios. Calles como Tintes, Vidrio, Boteros, Acetres, Pescadores, Conteros, Lagar, Curtidurías, Cerrajería, Arte de la Seda...y asimismo perviven templos de Hermandades gremiales, como la capilla de S. Andrés de la calle Orfila, fundada por el gremio de los panaderos; la capilla de la Carretería, fundada por los toneleros, entre otras más.

Pero la más antigua corporación gremial y hermandad piadosa es la Hermandad del Gremio de los Sastres, fundada en 1247, un año antes de la Reconquista de Sevilla, cuando el rey santo puso sitio a la ciudad. Y esta Hermandad que aún existe hoy, tuvo por Hermano Mayor nada menos que al propio San Fernando, cosa curiosísima ¿cómo podía ser Sastre Mayor, un hombre que había dedicado su vida a la guerra durante veinticuatro años, conquistando él solo más que todos los reyes anteriores de la Reconquista desde D. Pelayo, en el 714 hasta su abuelo Alfonso en 1200?

Pues sí, este rayo de la guerra manejó la aguja para coser, en ocasión histórica, y mereció por ello ser nombrado Hermano Mayor del Gremio de los Sastres, como veremos ahora. 

El rey, sitiando a Sevilla, habiendo emplazado su campamento en Tablada, desde donde veía brillar a lo lejos las cuatro manzanas de oro que remataba la torre de la Giralda.

Más de una vez los moros habían intentado asaltar el campamento en ataques sorpresa, estrellándose siempre contra la vigilante defensa cristiana. Pero a medida que la ciudad sevillana sentía más hambre dentro de sus muros, por el apretado cerco de S. Fernando, más pensaban los musulmanes en conseguir mediante algún ardid, quebrantar la moral de sus sitiadores. Por eso, sabiendo por sus espías que el rey tenía hincado ante su tienda el estandarte de seda en que se había bordado la imagen de la Virgen María, pensaron que si destruían aquel emblema religioso, los cristianos creerían que su Dios les abandonaban y levantarían el campo, abandonando la campaña.

Con objeto de llevar a cabo este propósito, organizaron los moros un plan militar en el que figuraban dos grupos de caballería, uno atacaría el campamento, el otro, oculto en el cerro, esperaría que las tropas cristianas estuviesen distraídas en un lado, para entrar por sorpresa por el lado opuesto, arrebatar el estandarte y llevárselo al interior de la ciudad.

Poco antes del amanecer salieron por un postigo, cuyos caballos llevaban los cascos envueltos en trapos para que no hicieran ruido y se apostaron tal como lo habían previsto. Atacaron de repente por el lado del campo que daba hacia Triana, siendo descubiertos por los centinelas que dieron la voz de alarma, que era lo que ellos querían. Entretanto el otro grupo había dado la vuelta al campamento y se había situado en el lado que daba hacia el arroyo Tagarete, en lo que hoy es la calle S. Fernando, a fin de arrebatar el estandarte.

Pero ocurrió que el rey en aquellos momentos estaba oyendo misa que impartía diariamente el obispo D. Remondo, capellán de su ejército y que habría de ser prelado de Sevilla. Y para que el rey no tuviera que interrumpir su devoción, tomó el mando el maestre de Santiago D. Pelay Correa. Tal como habían previsto los moros, todas las fuerzas se situaron en la empalizada del campamento que miraba a Triana para rechazar a los jinetes del primer grupo, y entonces fue cuando atacaron los del segundo grupo, consiguiendo abrir una brecha en la empalizada, y se metieron dentro.

El rey estaba arrodillado y al sentir que llegaban los moros, echó mano de la espada y salió plantándose ante el camino por donde los moros venían, desvió con el escudo la lanza del jinete y le asestó con la espada, lo mismo hizo con otro, mientras que algunos caballeros salieron a proteger a su rey, con lo que los moros se retiraron. En la empalizada varias flechas disparadas contra el estandarte de la Virgen dieron en el blanco, satisfechos de su puntería, ya que no consiguieron llevárselo.

Mucho pesó a S. Fernando que hubieran desgarrado a flechazos los musulmanes el estandarte de la Virgen, con los ojos lagrimosos, recogió el estandarte de donde estaba y lo metió en su tienda, donde lo mostró al obispo.

-"Será menester remendarlo"- Y tras haberlo tenido en sus manos y haberlo besado con reverencia, el prelado lo devolvió al rey y le dijo: -"Voy a buscar a alguno de los sastres del campamento para que vengan a zurcirlo"-.
"- No haréis tal cosa, señor capellán. No traigáis ningún alfayate, porque la Divina Señora bien merece que quien maneje la aguja para zurcir su estandarte sea el propio rey, y yo estaré muy orgulloso de cumplir tan humilde oficio en homenaje a la Señora.

Y terminando de decir esto, el rey se sentó en el borde de la cama de campaña, y cogiendo una aguja y un hilo se puso a zurcir el estandarte mientras sus labios musitaban un rezo. 

Cuando supieron los sastres del campamento real la labor de zurcido que el rey había hecho, festejaron con gran algazara el que hubiera participado siquiera una vez del oficio de ellos, y acordaron entregarle la carta de examen por la que se admitía a D. Fernando como sastre examinado y miembro auténtico del gremio de los sastres.



Datos históricos recopilados.

NOTA:

Ofrezco fuentes fiables de esta entrada que cuando la publiqué no las  tenía completas. (Me refiero a la primera que cito), y puse "Recopilado", al objeto de manifestar inequivocamente que no era mía, las otras las he buscado en internet.

1-. "TRADICIONES Y LEYENDAS SEVILLANAS"
jOSÉ Mª DE MENA.

ED. PLAZA & JANÉS.
PRIMERA EDICIÓN, ABRIL, 2008-PÁGINA, 89.

http://paifranciscoocampo.wordpress.com/2016/05/30/san-fernando/

hermandaddelossastres.blogspot.com

http://patriotaoccidentales.wordpress.com

  


El rey Fernando III el Santo es el Patrón de Sevilla, (no me refiero a los sevillanos, claro),  y en vísperas de su festividad, mejor que batallas, os he traido un dato histórico y curioso como homenaje a su memoria. 

Por último, siempre me rechinó que inmediatamente tras el Santísimo le siguiera un grupo de militares con metralletas y otras armas... 

Foto: la autora.

15 comentarios:

  1. Que en muchas ciudades algunas calles tienen nombres gremiales lo se, pero la historia del rey y el estandarte no la conocía, me ha parecido curiosa y me ha encantado conocerla. Un abrazuco

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Ester, a estas alturas ya debes saber que me apasiona la Historia y las curiosidades y ayer me dio por poneros esta, ya que estamos por aquí en las vísperas del Patrón de Sevilla, S. Fernando. Con frecuencia suelo leer los comentarios, son fuentes de aprendizajes estupendas, jeeeeeeee...
      Abrazucos con saltitos prudentes, que ya está una delicadita, jaaaaaaaaaa...

      Eliminar
  2. Es curioso, me ha resultado muy interesante conocer la leyenda del Rey San Fernando y los Sastres. Sin embargo he buscado al patrono de los sastres y no he encontrado nada con respecto al Rey San Fernando y sin embargo en Valencia San Vicente Mártir además de ser su patrón, es también patrón del Gremio de Sastres y Modistas.
    Con respecto a tu último párrafo sobre los militares, he buscado información y en varios sitios que se habla de ello, y lo único que dicen es que es costumbre y/o tradición.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Naturalmente que no has podido encontrarlo como "Patrón de los Sastres"! No es lo que he puesto en la entrada. Lo que sí he puesto es que es Patrón de Sevilla, que es otra cosa. La festividad la celebramos el próximo día 30 de mayo.

      Todo lo que he puesto está basado en el historiador e investigador y académico, Sr. De Mena.

      En otras webs viene como:
      Nombrado Hermano Mayor de la Hermandad Gremial de S. Crispín, (que es la de los Sastres)

      COMO PATRÓN DE LOS SASTRES NO PUEDE FIGURAR PORQUE NO LO ES.

      Te agradezco mucho tu participación, estoy abierta a toda crítica constructiva y no dudes en hacerla con total libertad que atenderé a todas con la mejor disposición. Así que tu aportación es muy positiva y la valoro, nos enriquecemos todos.
      Saludos afectuosos.
      Mari Carmen.

      Eliminar
    2. Unjubulado, si he expresado algo que te huce pensar que S. Fernando era el patrón de los sastres, te ruego me disculpes. Mi respuesta anterior se debía a aclarar el asunto respetuosamente y agradeciendote tu participación, como no podía ser de otra manera. Espero no haberte molestado, nada más lejos de mi intención.
      Sólo quería que lo supieras.
      Afectuosos saludos.

      Eliminar
  3. ¡¡Qué bonita historia, esta de San Fernando!!!San Fernando fue el santo de mi padre, suponga que sería porque mi abuelo se llamaba también Fernando, y me ha encantado leer esta historia que no conocía, hija eres la "repanocha" con la cantidad de historietas que sabes!!. un peazo de beso de agradecimiento por el día de mi padre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Antoñita!

      Cualquier rinconcito de nuestro país atesora cosas y casos maravillosos y curiosos. Pero nosotras vivimos en Sevilla...

      Bueno, me alegro que te guste y te traiga bonitos recuerdos. Tomate 2 helados, por esos piropos tan "esagerao, miarma".
      ¡Marchando una docenilla de besotes!

      Eliminar
  4. Curioso sí es, Carmen. Y didáctico...

    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No nació aquí, pero es que el ingenio y el buen hacer está en el ser humano, no en el "salero" que prejuzgan los superficiales. Amo a mi tierra, pero al resto del mi país también. Me gustan los libros, hasta su aroma, las charlas interesantes y las de humor...

      Gracias Ernesto, procuro ir aprendiendo de vosotros.
      Unos abrazetes.

      Eliminar
  5. Respuestas
    1. Hola Susana, pues me alegro que te parezca curiosa, sí que lo es.
      Un beso.

      Eliminar
  6. Que tiempos aquellos en los que un rey era capaz de zurcir.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ...Ya te digo, ahora se van a cazar elefantes.
      Pues a él le debemos tener LA Giralda. Los mulsumanes querían derribarla y la vista de lince de D. Fernando les contestó que de eso ni mijita, que si la tiraban pasaría a cuchillo a todos ellos
      ¡No veas qué carácter tenía El Santo!
      Un besito.

      Eliminar
  7. Me ha gustado muchísimo esta historia de San Fernando que desconocía.Besicos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Charo. Pues es una satisfacción más que me das, parece que no lo sabía nadie hasta ahora, me alegro, sí, es curioso.
      Gracas por pasarte por aquí.
      Un gran abrazete.

      Eliminar

A la espera de moderar comentario