Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

domingo, 23 de octubre de 2016

REFLEXIONES








He oído decir por ahí que la paternidad  no es una empresa intelectual, es muy cierto. Si así fuera, las personas muy inteligentes serían siempre los mejores padres, y jamás ví tal cosa en mis "taítantos" años de vida. Para ser buen padre se requiere tener los pies bien puesto en el suelo firme del sentido común, sobre todo, un buen padre lo es por su corazón y sus buenos principios, no por su cerebro.

Si estuviera en mi mano, establecería como principios fundamentales de la Educación lo siguiente:  (me atrevo a lanzarme):

Desarrollar la individualidad, estimularia la imaginación, (no tanto la memoria), nutrir las mentes jóvenes con intereses, ideales, cultivar la convivencia y la alegría de vivir, los retos arduos, el preguntarse el porqué de las cosas, cultivar el amor a la verdad, la amplitud de criterio, sobre todo, la objetividad, inculcar, en lo posible, la idea básica de que en este mundo todos somos independientes, y que el egoísmo es el mayor rechazo social y negación de la vida.

Ahora se ve demasiado por diversos ámbitos sociales,  como si el lujo y la comodidad fueran los más importante en la vida, cuando lo único que necesitamos para ser realmente mejores es algo por lo cual entusiasmarnos...

Estuvimos viviendo en Martos, (Jaén), un tiempo, del lugar guardo bonitos recuerdos. Una mañana de comienzo de primavera conocí a un campesino marteño entrado en años. Había estado lloviendo bastante, y comenté al respecto que sin duda esas lluvias tempranas beneficiarían mucho los cultivos. El campesino repuso: "No, si el tiempo favorece mucho a los sembrados ahora, es posible que las plantas echen raíces, superficiales, y entonces cualquier tormenta podría destruir la cosecha. En cambio, cuando al principio la situación no resulta tan fácil para las plantas, necesitan echar raíces fuertes y profundas que les permitan llegar hasta donde haya agua y alimento. Así, en caso de tormenta o sequía, tendrán más posibilidades de sobrevivir"...

Gracias a esas reflexiones consideré las épocas "malas" una oportunidad de echar raíces que me permiten capotear las probables tormentas del futuro, metafóricamente hablando. De todo y de todos podemos aprender, basta tener atentos los oídos y las pupilas ¿no os parece?  



Foto: internet.

 

10 comentarios:

  1. Una estupenda enseñanza, digna de ser compartida, gracias.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, bueno, se trata de unas simples opiniones que comparto con vosotros nada más, pero te agradezco tu atención y opinion.
      Un abracete.

      Eliminar
  2. "Entusiasmo": una palabra bien fomentada, sino no hay ilusiones o por lo menos curiosidad por saber porqué o para qué son las cosas o el motivo de que ciertas personas hayan tenido que tomar decisiones en su vida que aun no siendo de su agrado fueron necesarias para qué muchos de nosotros hoy en día gocemos de ciertas comodidades...-El lujo y el dispendio mal controlado eso es, otro cantar.

    -Hoy en día ser padres, es muy complicado lo digo con voz de causa soy madre de dos adolescentes.Pero si, que como padres tenemos el deber de inculcarles unos valores y entre ellos el respeto a todo y a todos y enseñarles que la palabra:libertad tienes un doble rasero pero si, que se tiene que luchar por la igualdad para que se eviten esas confrontaciones.

    No hay fe en nada o en casi nada y eso esta pasando factura.

    Feliz domingo.

    ResponderEliminar
  3. Hola Mari Carmen, aquel campesino hablaba con mucha propiedad. Me ha gustado la entrada y todos deberíamos tomar nota.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Soy muy aficionada a las moralejas, así que recordé la vivida en Martos y os la he ofrecido, me pareció oportuna, eso es todo.
      Gracias por leerme, guapetona.
      Un besote.

      Eliminar
  4. Hola Bertha, interesantes aportaciones añades. Ser padres a lo largo de los siglos sigue siendo una labor tan grande como especial, que los niños crezcan en valores y buenos principios es cosa nuestra, la infancia tiene una influencia decisiva y la Escuela es para aprender las asignaturas propias de las diversas etapas, pero lo más esencial en la formación del niño/a es en el núcleo familiar, nos asimilan, copian, etc, etc...
    Acostumbrarlos en la capacidad analítica, en la igualdd entre los seres humanos es promordial. Somos padres de 4 hijos, abuelos de 6 nietos, (son pequeños aún), pero tengo visto y vivido mucho, por eso he confeccionado esta entrada.
    Muchas gracias por participar, engrandeces las páginas de este modestito blog.
    Besos.

    ResponderEliminar
  5. Como siempre acertadísima esta entrada tuya, y la moraleja del Sr que se entiende de campo, es para pensarsela En Salteras, yo conoció a un Sr de campo campo Juan se llamaba y me embelesaba oírle hablar, No había ido a la escuela , pero tenia la sabiduría de un erudito. Creo que si Juan hubiese tenido oportunidad para estudiar, hubiese sido una figura sobresaliente...aunque muchas veces hay quien estudia y pierde los valores humanos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Ay Concha, con lo que nos dices tengo que decirte que la acertadísima eres tú, mi arma!
      Soy de la opinión que nosotros podemos aprender de todo y de todos, ya lo habré dicho también alguna vez...
      ¡La cantidad de cosas interesantes que se pueden perder por no tener activados los ojos y las orejas!
      Ciertamente, el tener una Diplomatura no asegura que esa persona destaque por ser ilustrada, para serlo debe tener HAMBRE: de conocimientos, de seguir investigando, de preguntarse el porqué de las cosas, de más y más lecturas, en que nos permite ir a otras cilivizaciones, otros seres humanos, las aventuras que podemos vivir, otros tiempos para comprender en la época en la que estamos, algo tan elemental, cercano y baratito como la CONVERSACIÓN, hoy entrando en franca decadencia...hambre de más, mucho más, la curiosidad debe ser inagotable y vitalicia, es el motor que nos abre al conocimientos...
      Gracias, querida Concha por aportarme tus opiniones.
      Enga, te has ganado una docenita de besotes.

      Eliminar
  6. Todos los comentarios y opiniones a tu magnífica entrada son absolutamente válidos, especialmente el de tu amigo de Martos, yo estoy de acuerdo contigo y te aporto por lo que yo siempre luché, Hambre y sed de aprender es lo que siempre inculqué en mi hija y ahora trato de inculcar en mis nietos, que ya se saben de memoria mi retahila de que " el saber no ocupa lugar, pero te puede dar un sitio en la vida", creo que es bueno que no lo olviden,un besito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Conozco tu capacidad inagotable por saber más y más, la verdad es que juntas empredimos un camino fructífero y estupendo en el año 2007, hasta el 2o13...y seguimosen el tajo ya que, en la medida de lo posible, no paramos y disfrutamos con todo lo que nos proponemos, no ni ná.
      ¡Olé mi niña!

      Un estrujón fuerte.

      Eliminar

A la espera de moderar comentario