Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

viernes, 3 de abril de 2015

EL BISCÚTER: "EL ZAPATILLA"

Biscúter, circulando por la Avenida en Sevilla.


La falta de materia prima y, en general, las dificultades económicas de Europa después de la Segunda Guerra Mundial, se hicieron populares coches diminutos en muchos países europeos.

En España la situación era más complicada, ya que el gobierno de Franco era rechazado por muchos gobiernos occidentales como un resto del facismo. En consecuencia, España sufrió un aislamiento del resto del mundo industrializado, funcionó a unos niveles inferiores de desarrollo comparado con la Europa Occidental y tuvo que desarrollar sustitutos propios de productos y tecnologías de importación difíciles de conseguir. El Biscúter, pequeño, simple y barato, incluso en comparación con otros microcoches, fue un producto de este entorno económico y se adoptó bien a su tiempo y a su mercado.

             ORIGEN:
Gabriel Voisin.


El coche tiene sus orígenes en Francia, a finales de los años 40, donde Gabriel Voisin, diseñador de aviones y titular de la prestigiosa fábrica de automóviles Voisin, diseñó un coche mínimo llamado Bi-scooter. El nombre implicaba que era de tamaño de dos motos scooter o bien una moto con cuatro ruedas. En Francia, la idea no atrajo el interés de los fabricantes, no del público, pero ocurrió lo contrario en la España de posguerra, finalmente vendió la licencia a la firma española Autonacional S.A de Barcelona.

Cuando se introdujo en el mercado en 1955, el coche no tenía nombre formal y se llamaba simplemente Serie 100, pero pronto pasó a ser conocido como "Zapatilla", por su perfil. Un dicho muy popular por entonces era: "feo como un Biscúter".                      
Los directivos de Autonacional, mostrando el Biscúter nº 1000 a Franco, 1954.


INFORMACIÓN TECNICA:

El "Zapatilla" realmente estaba simplificado al máximo, sin puertas, ventanas, ni marcha atrás. El motor Hispano Villiers de un cilindro, 197 cc y dos tiempos desarrollaba 9 CV, se arrancaba con un tirador y tenía la  transmisión solamente a la rueda delantera derecha. (Esto debe sorprender mucho a nuestros jóvenes). El frenado se realizaba con un sistema poco común de tres puntos, que incluía la transmisión y cables a las ruedas traseras. Una característica realmente avanzada fue una carrocería totalmente de aluminio, más tarde se usó el acero.

HISTORIA:

Primeros prototipos presentados por Voisin en Francia. Tras un intento fallido del primer diseño en el mercado francés, Gabriel Voisin recibió en 1953 la petición  inesperada de su desarrollo y comercialización para España, hambrienta por aquel entonces de todo cuanto suposiese motorización. Era un automóvil sumamente agudo y simple. Este planteamiento, si bien por su austeridad no atrajo la suficiente atención en Francia, era perfecto para la España de posguerra.

En 1954 la sociedad Autonacional ASA lo fabricó con éxito en Barcelona. La red de concesonarios se extendió rápidamente por toda España.

En la fase final, con el Seat 600 ya en el mercado, el Estado cortó a Autonacional el suministro de aluminio, lo que determinó  que en gran parte de los Biscúter de entonces en adelante fuesen de acero total o parcial este acero, contribuyente a la heroíca idiosincracia del Biscúter se obtenía de desplegar los bidones de aceite del plan Marshall. 

A principios de los 60 terminó la venta y producción del Biscúter, tras una producción total de unos 12.000 coches. Todo un récor en aquellos difíciles tiempos para nuestro país. Muy pocos se conservan hoy como piezas de museo, la mayoría fueron desguazados...



NOTA:

He dicho por lo menos 100 veces que lo mejor que tiene este blog son sus seguidores, pues ahora ya van 101.
Mi amigo y fiel seguidor:
Manuel Sevilla.
http://postalesyfotosantiguasdesevilla.blogspot.com

Os pido que miréis el  comentario que me hace en esta entrada. No tiene desperdicio. Es tan curioso como valioso. Yo no tenía ni idea. Su aportación es sorprendente y muy buena, vean...
Siempre he dicho que de los comentarios se suele aprender mucho, verán porqué lo digo...

¡Gracias, Manuel!

 Mari Carmen.





                          
                                              
Wilkipedia.             

7 comentarios:

  1. Muy interesante , Mari Carmen. Yo no lo veo ni lo vi , porque lo vi por las calles de Sevilla , tan feo. Me hacía gracia y recuerdo que me subí a alguno de ellos. Un fuerte abrazo y gracias por recordarme al Biscúter y por tus comentarios en el blog.



    Guillermo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jeeeeeeee...
      Yo era un comino, asociaba ese coche con los cochecitos eléctricos de la Feria, por lo tanto, quería que mi padre me comprara uno para pasearme...¡Qué tiempos aquellos!
      Más claro tengo el Seat 600, mi hermano que era mayor que yo, tuvo uno ¡Y viajaba largo dentro de él!

      Eliminar
  2. Pero, ¡qué interesante! Nunca había visto un auto tan pequeño, salvo los coches para niños. Imagino circular en Lima con uno de esos, me hacen papilla. El casco era necesario. Un abrazo desde Perú.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Carámba, José, me alegro verte de nuevo por estas páginas!
      Sí, era diminuto, feo y se aparcaba en caso de necesidad, con las manos, levantando de atrás o delante si el sitio era muy justo, (no tenía marcha atrás), y otro modelo también diminuto que vox populis era conocido como "El Huevo", ya te imaginarás el arte que había que tener para meterse en su interior y salir circulando, jeeeee...
      (Las nuevas generaciones, no tenían ni idea de todo esto).

      Yo era muy niña, pero me acuerdo de ellos, después vinireron diversos modelos, que ya los verás si entras en internet.

      Un abrazo.

      Mari Carmen.

      Eliminar
  3. Hola, Mari Carmen. Te voy a contar que exactamente en Abril de 1991, hubo una reunión en el hotel Alfonso XIII, de seis inversores que intentaron volver a fabricar de nuevo el Biscúter. Yo no soy ninguno de ellos, (jeje), pero viví de primera mano, todas la gestiones que se hicieron durante algo más de un año, como la contratación de un ingeniero mecánico de autos y el encargo a una empresa de Turín para del diseño de la carrocería. Tuve esos diseños en casa durante bastante tiempo, -eran preciosos, nada que ver con las fotos que nos muestras, el tamaño era 22 cms. más largo y 12 cms. más de ancho, y por supuesto con marcha atrás. Después de una inversión considerable en técnicos y proyectos, todo se fue al garete por la crisis de los años noventa. La fábrica iba a ser en Camas, en unos terrenos propiedad de uno de los inversores. No te doy más datos porque este señor es muy conocido en esa localidad. Te cuento esto, para que sepas que estuvimos a punto de verlo de nuevo por la calles de nuestra ciudad, pero de nuevo la maldita crisis acabó con ello.
    Un beso y de nuevo disculpas porque me extiendo demasiado cada vez que te escribo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, Manuel, en primer lugar, agradecerte mucho tu atención, sobre todo, la riquísima y curiosa aportación a esta entrada, para todos muy valiosa de una época muy significativa franquista.
      Tenemos en este blog una etiqueta: "RECUPERANDO LA MEMORIA DE SEVILLA", si la buscas, encontrarás una entrada que cuenta el origen, evolución, curiosidades...de nuestra más destacada y prestigiosa confitería sevillana: "La Campana", en la que un amable seguidor y trabajador del comercio nos aporta una curiosidad que no viene en los libros, (que yo sepa), y puesto que lo expresa en el comentario, haciéndolo público, lo añadí.
      Tu comentario es de primerísima magnitud. A estas alturas, intuyo que no tendrás incoveniente que lo añada a la entrada, (poniéndo la fuente, por supuesto), con lo cual, nos enriqueceremos todos, dando a conocer, especialmente a los más jóvenes, un reflejo de aquella época, ya lejana de nuestra sociedad y concretamente de Sevilla.
      Estos comentarios los agradezco mucho y me ayudan a completar lo que exponemos, no te prives, hazlo siempre que quieras, amigo.

      Un abrazón.
      Mari Carmen.

      Eliminar
  4. Las gracias siempre a ti, por tu magnífico trabajo; y que sepas, que para mi siempre es un placer visitarte y aportar humildemente lo que pueda.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar

A la espera de moderar comentario