Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

BLOG

BLOG

lunes, 30 de mayo de 2016

SEVILLA EN LA HISTORIA Y EN LA LEYENDA: S. FERNANDO



Foto: Salvador Guzmán Moral. Urna de S. Fernando.





 S. FERNANDO, Y LAS IMÁGENES

Sabido es que al entrar en Sevilla el día de S. Clemente, 23 de noviembre de 1248, el rey traía tres imágenes: la Virgen de las Batallas, que solía llevar en el arzón de su silla y que está en la cripta de su sepulcro en la Catedral. Es de marfil y su base tiene forma cóncava; según se cree, para que sea mejor su adaptación a la silla de montar.

La Virgen de los Reyes, Patrona de la Archidiósisis, que preside la capilla de su nombre y a cuyos pies está la urna y cuerpo del Santo. Es la que llevaba también en sus campañas y la que montaba templo con "tienda de campaña".

Existe otra imagen de esta misma Virgen en la Catedral, en el centro de retablo del Altar Mayor y que pasa casi desapercibida para los visitantes, si no conocen esto de antemano.

Es tradición mantenida y conservada que en Córdoba llevó la Imagen de la Virgen de Linares, "Conquistadora de la ciudad", y que la instaló en el altar y dio culta en una torre de la muralla exterior, en el mismo lugar donde hoy se encuentra la ermita de su nombre. La imagen, muy antigua, tiene a sus pies una media luna, por lo que se cree que es la Inmaculada más antigua de Andalucía.

Otras muchas de diferentes comarcas y provincias se consideran fueron traídas por S. Fernando al conquistar la ciudad, villa Tentudia (milagro de ten-du-día), Valme (vá-leme, Virgen María)...
     OTROS ASUNTOS DE LA URNA

No entrando sobre sus milagros y apariciones de la Virgen, Tentudia...ni en las hazañas del esforzado adalid Garci Pérez de Vargas, toledano, que por cierto, era calvo y usaba capinilla y cofia ni de los almogávares del Sur, ni de las dudas de cierto cronista que afirma no está enterrada doña Beatriz, primera esposa de D. Fernando, en la Capilla Real pues fue sepultada en las Huelgas y no se tienen noticias de su traslado y por el contrario quien aquí yace es doña Juana de Pontieu; pero si os diré que la urna, donde hoy reposan los resto del Santo, rica y maravillosa obra debida a Juan Laureano Piña (1710), ayudado por treinta oficiales y maestros sevillanos, se colocó en su asentamiento actual e 1729, habiendo estado parados los trabajos desde 1718 por falta de  fondos; que a este artifice se le dejaron deber 1500 ducados y que jamás cobró, muriendo en la indigencia años después sin renunciar, no al cobro, sino a acabar su obra gratuitamente por amor al Santo.

Que con motivo de la proclamación de su santidad se celebraron fiestas, se elevaron arcos de triunfos, se adornaron todas las capillas de la Catedral, se celebró procesión con danza de los "seises", desfile y escolta militar con banderas y estandartes y la tropa cubrió la carrera, todo ello nos relata detalladamente D. Fernando de la Torre Farfán, Presbítero, y de todo ello se dio cumplida cuenta a S.M. el Rey y a la Reina Regente, según había ordenado . La fecha: el 11 de febrero de 1671, día de la proclamación; el 30 de mayo, las fiestas de ésta y del aniversario de su muerte... 

Foto: www.panoramio.com
Nota: Monumento al Rey Fernando III el Santo en la Plaza Nueva de Sevilla.
Existe un "lenguaje" de las estatuas ecuestres, según el cual, resulta de  cómo están las patas del caballo nos dicen cómo murió su jinete. En éste blog, podéis encontrar datos sobre estas curiosidades: "etiqueta", "Curiosidades", 22/7/2011, a vuestra disposición, seguidores...










10 comentarios:

  1. Muy buena entrada. sobre San Fernando, me ha gustado mucho todo lo que cuentas un peazo de beso para ti

    ResponderEliminar
  2. Un santo sin festividad. Recuerdo que, como coincide con el cumpleaños de mi mujer, lo celebrábamos por todo lo alto, era un día grande en nuestra vida. Ayer lo celebramos trabajando. Bueno, y que no falte. Enhorabuena, Mari Carmen

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, después de tantos años en que el día del Patrón de Sevilla era festivo se hace raro que no lo sea, era una tradición. Bueno, como bien dices, tener trabajo con lo que está cayendo desde hace años sí que habrá que celebrarlo...
      Gracias por tu visita.

      Eliminar
  3. Bonita entrada, meha gustado mucho por todo lo que cuentas de San Fernando que era el santo de mi padre, te mando un peazo de beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Procuro aportar cosas poco conocidas, por ej: el autor de la precios urna, no cobró su trabajo y murió en la indigencia...
      Todavía se sigue poniendo con relativa fracuenci en muchos sitios poner nombres de los Patronos de las ciudades, otra tradición.
      Un enorme abrazón.

      Eliminar
  4. Me encanta tu ultima historia sobre San Fernando! como te gusta escarbar en la historia... si yo te contara"...la pena que nos da terminar el curso" tanto que vamos a seguir...ya el gusanillo nos puede y la convivencia de profesores y compañeros ¡cuanta razón tenias!, necesito un empujón tuyo, uno más haber si consigo" bueno...tengo y me gustaría tantas cosas, en fin ...a ti te debo mucho. Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te dije que te ibas a alegrar si te incluías en el Aula Abierta. No me debes nada, Aurori. Lo has hecho tú y te has mantenido ahí y yo me alegro. ¡Ya quisiera estar otra vez por ahí! Aquí estoy ejerciendo de abuela...¡Y viene otro! (Esto es ya una "epidemia"), jeeeeeeeeeee...
      Un besito.

      Eliminar
  5. Perdona que me meta en conversación ajena, pero, "Bendita Epidemia". ¡Enhorabuena abuela!.
    Me ha encantado tu entrada sobre San Fernando, y de su reconocida devoción mariana.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Ay, Manuel! No tengo nada que perdonarte y sí agradecerte que participes, no dejes de hacerlo, siempre que te apetezca, me encanta.
      Según los historiadores S. Fernando murió de muerte natural por lo que las patas de su caballo están todas en el suelo, es un "lenguaje" curioso, que frecuentemente no caemos en él, pero que existe y lo recogí para vosotros.
      Un besillo.

      Eliminar

A la espera de moderar comentario