Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

sábado, 12 de diciembre de 2015

EL ORIGEN DE LOS CAMPANILLEROS










Numerosas versiones dicen que proceden de "campanilleros de villa y de villanos", de origen agrario, según confirma Menédez y Pelayo, datándolos en la Alta Edad Media como canción lírica y de expresión popular. También está el referente Rodrigo de Zayas, quien localiza su origen en la pieza poética inventada por Muguaddam Ibn Muaff, conocido vox populis como el "Ciego de Cabra", el mismo De Zayas atribuye al maestro de capilla de la Catedral de Sevilla la creación en el siglo XVII y XVIII, cultivaron con esmero esta expresión musical y los villancicos ocuparon un predominante papel lírico.

Hacia finales de siglo XIX cuando estas composiciones se aflamencan, incluyéndose en la rama de cantes folklóricos andaluces del frondoso árbol del Cante Flamenco. La influencia del campanillero nace y en extensa versatilidad de interpretación, entran al son de bulerías en el Jerez de la Zambomba, como los tanguillos, peteneras, malagueñas, tientos o fandangos de Huelva. El gran maestro Enrique "El Mellizo", los aclopara desde sus profundos conocimientos de medida y expresión, así como el genial, Manuel Torre, creara la interpretación más flamenca de campanilleros. Miguel de Molina y Antonio Mairena conectan con Torre "su mejor interpréte" y comentan que desde el maestro jerezano, no habido nadie capaz de aprovechar las posibilidades de este cante. De su interpretación sale la muy popular versión de Dolores Jiménez, "La Niña de la Puebla", que sigue muy vigente en nuestros días:

En los pueblos de mi Andalucía
los campanilleros por la madrugá,
me despiertan con sus campanillas
y con sus guitarras me hacen llorar,
y empiezo a cantar
y al sentirme tó los pajarillos,
cantan en las ramas y se echan a volar...

Actualmente, aunque Sevilla y Jerez han sido núcleos de estas tradiciones, debemos incluir en estos los verdiales de Málaga, los grupos de Pozoblenco, (Córdoba), los de Torredelcampo, tan singulares, así como Andújar, del Andévalo en Huelva y las cuadrillas almerienses...se oye a Andalucía, se aflamenca, es canción, copla, cante popular, expresión del pueblo con raíces y a la que la Niña de la Puebla los universalizara, en todas las casas se cantan su "Campanilleros", en mi casa desde muy niña, mientras en la gran cocina hacían pestiños y rosquillas, nosotros, cuándo eramos niños le dábamos a la zambomba, pandereta y palillos, (castañuelas), en finolis y a cantar, después nos íbamos todos al Nacimiento. Para nosotros siempre fue tradición tan venerada como irrenunciable a nuevas introducciones. Fue toda una gozada. Nuestro Nacimiento era precioso y grande, ponerlo era una verdadera ilusión y fiesta para todos. También salíamos a la calle a cantar por el barrio. Jamás olvidaré aquellos días. Hoy ya nos faltan algunos, ley de vida, pero me dejaron unos de los  recuerdos más intensos, queridos y preciosos que pueda haber en este mundo...





Datos históricos recopilados.
El resto, son vivencias familiares.  

10 comentarios:

  1. No tenía ni idea de lo que eran los campanilleros.
    Ahora ya si.
    Bueno, yo es que soy muy antinavidad...

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues estás en tu derecho a pensar así, es un concepto de vida tan respetable como otros, ¡Faltaría más! Yo he contado el origen de unas tradiciones nuestras centenarias y unas vivencias de mi niñez y he tenido a bien compartirlas con todos. Ya conoces las mías y yo lo que piensas de estos días, en la vida tiene que haber diversidad. No dejes de manifestar lo que quieras, Xavi.
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Me ha encantado descubrir el origen de los campanilleros, debe de ser algo muy tradicional en Andalucía porque mencionas que para vosotros era tradicional cantarlas en las casas. Que bonitos recuerdos Mª Carmen ,esas vivencias que aunque pase el tiempo permanecen inalterables. Para mi también era una gran ilusión y fiesta montar el belén y el árbol de navidad con mis hermanos y solíamos también escuchar villancicos. Ahora también lo recuerdo con mucho cariño.

    Un fuerte Abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, son bonitos e imborrables recuerdos para mí, son mis sentimientos. En mis tiempos eran como más familiares, y más de barrio. Ahora veo más consumismo, es diferente, pero claro, el "entrar al trapo" siempre es optativo, como todo en la vida.
      En mi casa, teníamos un regalo de Reyes tan sólo, el resto lo dábamos a niños que no podían tener un juguete ese día, nos enseñaron a compartir a mi hermano y a mí...
      Te agradezco que me digas lo que te parece mis escritos, me hace ilusión y me motivas.
      Ahí va un abrazón, guapetona.

      Eliminar
  3. Me ha encantado esta entrada y lo bien documentada que está.Es una pena que parezca que está en desuso, aunque, gracias a Dios no es asi totalmente, aún en nuestros pueblos del Aljarafe sevillano, hay coros de campanilleros que salen por las c/s cantando los clásicos Villancicos, auqí mismo en Gines todos los dias salen personas mayores para cantarlos, dirigidos por nuestra Jueza de Paz. En cuanto a los Belenes en casa todos los años lo ponemos y hacemos las Jornaditas, tradición de los pueblos del Aljarafe,le cantamos villancicos desde los actuales hasta los que cantaban mis paders, muy bonitos por cierto,y así mis nietos seguiran la tradición de casa. un pedazo de beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que te guste la entrada. Sí, conozco la tradición de los Coros de Campanilleros de Gines, y por supuesto a nuestra compi, María Antón, que dirige a uno de ellos, por algo nos hemos llevado viviendo en ese bonito rincón del Aljarafe sevillano muchos años...
      No sé qué día será, pero prometo ir por allí y veros y a las profes.
      ¡Marchando una de besotes!

      Eliminar
  4. ¡¡Felicidades!! Me ha encantado tu entrada, como andaluza que soy, conozco los campanilleros y tu nos has documentado muy bien su origen. Gracias Mari Carmen, tus vivencias de la navidad son muy parecidas a las mías, me has traído muy bellos recuerdos de la infancia.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Conchi. Sobre las tradiciones andaluzas he decirte que son unos de mis temas favoritos, intento hacerlo lo mejor y digno posible para vosotros. Aunque en parte han variado las cosas, lo que es la esencia siguen vigentes y nosotros cogemos el testigo para legarlo a los nuestros.
      Un besote

      Eliminar
  5. Hace ya algunos años, paseando por la feria de Málaga entramos en una caseta y tuve la inmensa suerte de escuchar a la Niña de la Puebla cantando los Campanilleros. No la conocí pero al escucharla su voz me quedó grabada para siempre. Algo tendría. Tu entrada me ha hecho recordarla y te lo agradezco. Recibe un abrazo fuertote.

    ResponderEliminar
  6. A mí todo lo que trate de nuestras centenarias tradiciones me apasiona y esta es una de las que más. Antes se veían más companilleros por las calles sevillanas, niños, chavales y adultos, animándo el ambiente e imprimiendo carácter a las fiestas, pero lo que es la esencia, siguen vigente. La Niña de la Puebla, magnifica e irrepetible.
    Enga, un saco de besazos.

    ResponderEliminar

A la espera de moderar comentario