Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

BLOG

BLOG

martes, 17 de marzo de 2015

SEVILLA Y POESÍA: CONCHA MINGORANCE

                               



Plegaria

La nieve tiño su pelo

Y sus ojos casi ciegos

Buscaban ese rincón

Donde el Cristo pasaría

Paseando en procesión.

Con su sillita, despacio,

Caminando paso a paso

El abuelo caminaba

Acariciando la foto

Que en su bolsillo llevaba.

Recordando primaveras

Semanas Santas de antaño

Que junto a ella viviera,

Que junto a ella gozara.

Los ojos se le humedecen

Cuando el Cristo se aproxima

Y con mano temblorosa,

Sosteniendo aquella foto

Lanza al Cielo una oración

Señor Tú que quisiste tenerla,

Llévame donde está ella

Porque sin ella no vivo

Porque se me fue la vida

Cuando ella se marchó

Rezando estaba el anciano

Ante la imagen de Cristo

Y una mano, la de un niño

De entre el gentío salió

“Abuelo vente conmigo

Que yo seré tu bastón

Y te cantaré bajito

Saetas en oración!

Concha

4 comentarios:

  1. Ella si que merece dar un pegón, pasaría por lo alto a los más ilustres. Un saludo para las dos, luchadoras de la cultura y la comunicación.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro verte de nuevo por esta tu casa, y más en la poesía de Concha. Yo, aprendiendo de vosotros y sintiéndome muy afortunada por teneros como amigos y seguidores.
      Enhorabuena a los dos, con todo mi cariño.

      Mari Carmen.

      Eliminar
  2. Vuestro afecto es un regalo para mi, el hecho de que perdais conmigo un tiempo,que os acerquéis a mis inquietudes , ya es un valor añadido.
    He hecho un comentario anteriormente ,pero los duendes de Internet quizás lo han borrado , en él y no quiero dejarlo en elolvido, yo vivi esa escena, Plaza de España, Domingo de Ramos Cristo de la Paz,con su mano tendida al pueblo,y el abuelo lloraba desconsoladamente, ante el retumbar de los tambores. Y, una mano salio de entre la muchedumbre,cogió la del anciano ,y estoy segura que El utilizo esa mano para consolar a quien con tanto dolor le pedia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues es una historia tan tierna como emotiva y preciosa.
      Gracias, Concha, gracias...

      Besos.

      Eliminar

A la espera de moderar comentario