Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

martes, 21 de octubre de 2014

CARTA A TERESA: ¡HAS VENCIDO!


                                                                                         
Yo la pido para ella, y para los que la han asistido.





Querida Teresa, ante todo, un fuerte abrazo para ti y tu familia. Te manifiesto la enorme alegría que sentimos por tu recuperación tan ansiada. Hemos vivido todos estos días con estupefacción, gran preocupación, asombro, seguimiento diario y vimos a tu familia el calvario que estaban pasando. Ya te irás enterando, han sido muchísimos los que han estado pidiendo por ti, porque superaras esta horrible enfermedad. Afortunadamente así ha sido por fin. Gracias al magnifico equipo de médicos, enfermeros, y auxiliares que te han asistido con total entrega y dedicación, y tomando decisiones bien meditadas a fin de encarrilar lo mejor humanamente posible tu curación. Hoy es un día memorable, feliz por el punto final sobre tu enfermedad. Creeme, es una gozada enorme.

Te ofreciste voluntariamente para asistir al religioso. Dando muestra de una generosidad y empatía enormes. Fatalmente te infectaste, no sabemos cómo fue, ya que la cámara que debía grabar no lo estaba haciendo, en un lugar super estrecho, (según manifestaron los que entraron y salieron de él). Así que ahora, lo principal es que vuelvas con los tuyos, te tomes unos días y te hagas a lo cotidiano poco a poco, felizmente con tu familia, amigos y compañeros, que han estado muy activos estos días en manifestaciones de apoyo y cariño.

Es absolutamente inaceptable que se traigan a enfermos de esa gravedad, en que no hay vacunas, sin tener las instalaciones bien adecuadas, con equipos de protección  no suficientementemente apropiados para el caso, con algunas diversidad de tallas, (a más de un sanitario le hemos oído decir que no les cubría del todo), cambiar los protocolos, cuando ya se había entrado y salido de la habitación del paciente...

El tiempo, por lo general, suele poner las cosas y a la gente en su sitio, eso lo veremos, confío en ello.

Rechazo desde lo más hondo de mi alma, que a, Sor Paciencia, se la dejara atrás, cuando pidió también ella el traslado a España, ya que se contagió por asistir a un español, religioso igualmente.Ya habrá respuestas con el paso de los días, a todas las circunstancias que nos traían en vilo a todos los españoles. Destaco la humanidad y magnifica disposición de Sor Paciencia por prestar ayuda con su suero para tratar a Teresa. ¡Gracias!

Ahora lo importante es lo que acabo de oír:

"-Teresa Romero ha superado la segunda analítica sobre el ébola"! ¡¡¡HA SUPERADO LA ENFERMEDAD!!!

Está curada de ella ¡Gracias a Dios! Pero no restablecida, ahora tendrá que seguir superando obstáculos para poder hacer una vida normal, las secuelas pueden ser importantes y llevará su tiempo, pero ya está con todos,  podrá abrazar a su marido, madre, hermanos, equipo médico, compañeros...

Siento un enorme orgullo y confianza en los miembros de nuestra Sanidad Pública, a la que perteneces. Y espero que de todo esto se haya aprendido por el Ministerio de Sanidad y guarde las tijeras y las usen para los despilfarros impresentables de muchos políticos.

¡¡¡Bravo, Teresa, luchadora, has vencido!!!

¡Dios te bendiga!

Mi familia y yo te abrazamos fuerte, fuerte, fuerte...

Mari Carmen.

                                                                                     





10 comentarios:

  1. Muy bien , Mari Carmen. Que le concedan la medalla oficial. Yo le doy la mía personal y un abrazo desde tu blog.

    Otro para ti.


    Guillermo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues entre mi familia y compis, ya somos un nutrido grupo, me alegro que te sumes, Guillermo, ojalá ella pueda ver cuántos más se suman. y recoga los abrazos.

      ¡Gracias, Profesor!

      Otro igual para tí y Carmen.

      Eliminar
  2. Me gusta tu entrada amiga. En primer lugar mi ¡enhorabuena! por la protagonista; Teresa que ha vencido una gran batalla. En segundo lugar y como bien dices a la "humanidad" de otros que han contribuido a que ésta realidad se hiciera posible.
    Pienso que al igual que existen las cadenas de errores, también existen las cadenas humanitarias dispuestas a entregar lo mejor que tienen, sin afán de protagonismos. Algo que deberían aprender muchos. El mundo iría de otra manera.
    Abrazos virtuales amiga

    ResponderEliminar
  3. Ciertamente, lo más importante es la curación de Teresa, es todo un un ejemplo de estereza y coraje en que poder mirarnos, así como la generosidad y solidaridad de sus compañeros y equipo médico que se han entregado a la causa de manera ejemplar, la humanidad de Sor Paciencia que destaco y ha sido tan importante. De la cadena de errores también se aprende, naturalmente, se puede empezar por poner a personas adecuadas para el desempeño de tan altas y sensibles responsabilidades.
    Me encanta tu óptica de enfocar la vida, con un punto de esperanza y optimismo, tan necesarios para sobrellevar las adversidades de la vida y para nada hay que confundir con frivolizar, todo lo contrario, es necesidad.

    Gracias por sumarte al merecido homenaje a Teresa, es estupendo.

    Un abrazo.

    Mari Carmen.

    ResponderEliminar
  4. Desde estas líneas me uno atu preciosa carta ne la que destacas la labor de los buenos profesionales y el altruismo de la moja que dió su sangre para hacer un antidoto, como tu bien dices todavia existen en España gente buena, un beso para ti

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por supuesto, Antonia. Ya falta muy poco para el ansiado y feliz reencuentro con los suyos y allegados. Estoy convencida que estos testimonios de cariño y aliento le llegará.

      Te agradezco mucho la participación, esa es mi idea, la de un sentido homenaje..

      Un saco de besos.

      Mari Carmen.

      Eliminar
  5. Yo me alegro también de la curación de Teresa, pero, para mi en esta historia hay una sola protagonista, que es Sor Paciencia; abandonada a su suerte, con excusas de visados y nacionalidad, y a la que un milagro hizo que sobreviviera, para que diese al mundo un ejemplo de solidaridad, y entrega a los demás, como hacen tantos misioneros, repartidos por el tercer mundo.
    A ella, que ha dejado atrás el rencor y el orgullo, para servir a Dios y al prójimo, es, a quién yo le daba un premio, enviándole médicos y ayuda sanitaria, estoy seguro que le va a hacer más ilusión que una medalla.
    Ahora parece que se está empezando a reaccionar; tarde y mal como siempre, y además de forma egoísta, para que el ébola no cruce nuestras fronteras. Vergüenza nos debería dar.
    Un abrazo, y disculpa si me he extendido demasiado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Manué, tú nunca te extiendes demasiado porque eres respetuoso, objetivo y muy claro y eso es lo que gusta a los ciudadanos conscientes.

      Estoy en la mayoría de acuerdo contigo, sólo difiero que en la entrada veo a dos protagonistas, y las destaco. Sor Paciencia, todo un ejemplo de servicio a la Humanidad, pero sobre todo gracias a ella que donó su suero para Teresa, pese a que se la dejó abandonada en todo el foco del ébola por el Ministerio de Sanidad, que obró mezquinamente y carencia de todo principio, mi rechazo más enérgico a ese tipo de proceder. También en los comentarios me solidarizo con Sor Paciencia y al igual que tú, otros seguidores igualmente. Es en estos momentos cuando se de muestran las verdaderas tallas humanas de la gente.
      Yo me enteré que el maldito ébola está en África desde los años 70 y es cuando se contagia la "raza blanca", cuando se empieza a buscar la vacuna...¡Es escándaloso y revulsivo!

      Te agradezco mucho la participación, no te prives y hazlo cuando y como quieras. Necesitamos a muchos como tú.

      Un beso.

      Eliminar
    2. Mari, estoy totalmente de acuerdo contigo en que has destacado a Sor Paciencia tanto como a Teresa. A mi me ha gustado mucho la entrada, y me ha parecido un muy bonito homenaje, el que le haces a Teresa; es más, mi intención al destacar a Sor es una opinión muy personal, nunca como que tu entrada la deberías de haber enfocado de otra forma, jamás me atrevería a ello; y es que además me encanta todo lo que escribes, y lo bien que lo expresas.
      Pienso, que Teresa ha tenido un accidente y se la ha jugado ayudando a los demás, igual que lo hacen todos los día policía, bomberos, etc. y todos tienen mi reconocimiento. pero, Sor Paciencia, para mi está a otro nivel, ya que ha demostrado al mundo, una talla humana insuperable.
      Un beso, y me reitero en lo dicho, has hecho una entrada magnífica......... Como siempre.
      Manuel.

      Eliminar
    3. ¡Pues claro que te he entendido, mi querio amigo! Es para los que no son seguidores habituales, por lo que decía que era un homenaje a dos extraorinarias personas, cada una de ellas por sus circunstancias, son ejemplos de HUMANIADAD, con mayúsculas, las dos han sufrido lo indecible, viendole la cara a la muerte. Ciertamente, Manué, Sor Paciencia, era la parte más débil de esas tremendas experiencias, por su mezquino abandono y te agradezco infinito que te hayas expresado tal como lo has hecho, porque me has ayudado a verlo mejor, así que por favor, expresáte como tu corazón te dicta, porque eres muy honesto y preciso y yo presumo de tener amigos como tú, ¡Y eso vale un Imperio! No, ni, ná, jeeeeeee...
      Éa, un abrazón para mi vocecilla que tanto necesito....

      Mari Carmen.

      Eliminar

A la espera de moderar comentario