Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

BLOG

BLOG

miércoles, 26 de septiembre de 2012

RELATO BREVE: RECUERDOS DE MI NIÑEZ



"RECUERDO DE MI NIÑEZ"... 

Era muy chica, pero hay vivencias que por más años que pasen no se me olvidan. Se me incustran en mis adentros como una especie de moraleja, quizás de ahí mi inclinación por ellas en mis escritos...

 Cuando yo era un comino, creía que papá era como la lucesita de la ventana. Había una en todas las casas, pero nadie sabía qué hacían tanto papá como la lucesita, al cerrarse todas las puestas.

Mi padre salía todos los días muy temprano a trabajar, siempre parecía contento de volver a vernos a su regreso al atardecer. Se ocupaba de las pequeñas averias  que había en casa. Era lo que se dice un "manitas". Era al único de nosotros al que no le daba miedo bajar solo al trastero...O eso parecía,  iba a El Jueves a comprarme libros a módico precio, mientras yo estaba en el "cole", aún los conservo, son mis tesoros ...

  Si alguien se sentía indispuesto, llamaba al médico y hablaba para animar al paciente, también ponía ratoneras, podaba los jazmines y rosales para que las espinas no arañaran al que se acercara a la puerta de entrada, bueno le gustaba mucho las plantas. Cuando me compró mi primera bicicleta, pedaleó junto a mí hasta comprobar que me bastaba yo solita. (Me daba el "aprobado").

 Una vez le quise "recompesar" con una taza de té...bueno, sólo era agua caliente azucarada, pero se sentó, lo probó y sonriéndome me dijo que estaba estupendo. Él valoraba por encima de otras cosas el empeño en lograr algo, el valor del esfuerzo.

Cuando yo jugaba a las casitas, la mamá muñeca tenía muchísimo que hacer. Nunca supe qué hacer con el papá muñeco, así  que hacía que dijera: -"Yo me voy a trabajar ya-", y lo tiraba debajo de la cama.

Una mañana, mi padre no se levantó para ir a trabajar. Lo llevaron al Sanatorio y murió al día siguiente por la tarde.  Fuí a mi cuarto, busqué debajo de la cama el muñeco papá. Cuando lo encontré, lo apreté hacia mi corazón, le quité el polvo y lo puse en mi mesilla de noche para que se "quedara" siempre conmigo, acompáñandome en mis juegos. Todavía conservo el muñeco.

...Y yo no sabía que su ausencia me dolería tanto, tanto, tanto...

 


4 comentarios:

  1. .....Nunca supe qué hacer con el papá muñeco, así que hacía que dijera: -"Yo me voy a trabajar ya-", y lo tiraba debajo de la cama.....

    Esas son imágenes sorprendentes en literatura, y muy dificiles de conseguir. Enhorabuena.
    Lástima que la historia acabe d eesa manera, pero este mundo no es un cuento de hadas, qué más qusieramos todos. Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. BUENO, TENEMOS MÁS "RELATOS BREVES", MUCHAS GRACIAS POR PARTICIPAR Y POR TU EMPATÍA, ES ESTUPENDO.
    SALUDOSSSSS!!!

    ResponderEliminar
  3. No sabía yo que la mamá muñeca me haría llorar, Joía que manera más hermosa de expresar tus sentimientos,
    ¿ves cuándo te digo que me gustan más tus escritos que los videos que pones por muy bonitos que estos sean?estos pensamientos eres tú y eso es lo que a mi me gusta. Por fa escribe cositas asi aunque me hagas llorar¿sabes? asi me desahogo que llorar al leer unos sentimientos tan hermosos significa que aún siento. un besito para la mamámuñeca

    ResponderEliminar
  4. Te haré caso...¿contenta?
    Igual se me ocurre algo en clave de pitorreo, o aventuras de mi niñez, o de mi juventud, en fin, pero ya sabes que prefiero no encasillarme, la diversidad tiene su parte positiva también...
    ¡Gracias por tus ánimos! Eres un cielo, amiga.

    ResponderEliminar

A la espera de moderar comentario