Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

jueves, 26 de julio de 2012

¿SABÍAS QUÉ....?



MÁS CHULO QUE UN 8: esta expresión de "más chulo que un ocho", se debe a una manera muy castiza de expresar de aquella época: en Madrid, cuando había tranvías, el número 8 era el que llavaba a los chulapos y chulapas a la Verbena de S. Antonio de la Florida.

MÁS FEO QUE PICIO: Fco Picio, nacido en Alhedín, (Granada), fue condenado a muerte por razones desconocidas y ya en capilla recibió el indulto. Tal fue su reacción que se le cayó el pelo, las cejas y le salieron tumores por toda la cara, causando una visión espantosa. Cuenta la leyenda que el párroco que fue a darle la Extrema Unción, ató el Crucifijo a la punta de un palo para no acercarse a ese rostro horrible. 
Quedó el dicho como expresión de que alguien es muy feo.

LAS PAREDES OYEN: cuentan que los cronistas que la reina Catalina de Médicis, esposa de Enrique II, rey Francia, era muy desconfiada y perseguidora impacable de sus posibles rivales. Para poder escuchar mejor a las personas de las que más sospechaba, mandó practicar una red de taladros, hábilmente disimuladas entre las molduras, en las paredes y techos del Palacio Real. Este sistema de espionaje dió origen a la popular frase: "Las paredes oyen". Como símbolo que hay que extremar la discreción.

MANDAR A LA PORRA: Siglos atrás, en el ámbito militar, el soldado que ejecutaba el tambor mayor del regimiento llevaba un largo bastón, con el puño de plata y mucha historia detrás, al que se le llamaba "porra". Por lo general, este bastón era clavado en un lugar alejado del campamento y señalaba el lugar al que debía acudir el soldado que era castigado con arresto: "Vaya usted a la porra", le gritaba el oficial y el soldado, efectivamente, se dirigia a ese lugar y permanecía allí el tiempo debido.
Posteriormente, fue cambiando la forma de castigo, pero la expresión "mandar a la porra" arraigó en el vulgo y quedó el uso del pueblo, con un matiz despectivo.  

Recopilado. 

4 comentarios:

  1. pobre Picio que mala suerte tuvo, para que luego digan que los sustos quitan el hipo, el hipo y y la poca belleza que el pobre tuviera.
    en la época que las paredes oian era porque las paredes eran muros ahora los tabiques son tan endebles que te enteras hasta de lo que no te intersa un beso para ti y otro para el pobre PICIO PERO LEJITO.

    ResponderEliminar
  2. Sí, un beso con un palo, como lo del sacerdote a Picio, ¿no?
    ¡Buena ocurrecia!
    Me dicen con frecuencia que se repiten los dichos populares asiduamente, pero muchos desconocen sus origenes, mira por dónde a mí me gusta "bucear" en estas cosas y las ofrezco a los seguideres por su curiosidad.
    Gracias por tu seguimiento, Antoñita.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Quién pinto este cuadro de Picio???

    ResponderEliminar
  4. Anónimo, he tardado un poco, pero aquí estoy.
    No he encontrado constancia feaciente sobre el personaje del dicho popular.
    Éste cuadro no muestra al verdadero Picio, sino al "Tío Pauete" y lo pintó Goya, (ahora ue feíto también era una jartá.
    Saludos.

    ResponderEliminar

A la espera de moderar comentario