Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

domingo, 16 de enero de 2011

REFLEXIONES



Aristóteles, cuando escribió sus obras, y Milton, cuando afinaba sus rimas, ¿Tenían niños sobre sus rodillas?


A Dante, cuando contemplaba el infierno, o Cervantes al escribir "El Quijote", ¿Los intenrrumpian los niños, quejándose por encontrarse enfermitos?


Sócrates, al ensenñar a los jóvenes, y Platón, cuando redactaba su Fedón, ¿se ocupaba de limpiar la arcilla con la que los niños jugaban?


Si Burke hubiera intervenido en los juegos y aseo de los críos, ¿habría tenido suficiente tiempo para hablar de revoluciones¿


¿Acaso no era necesario comprar y preparar la comida y orientar la educación de los chiquillos, cuando Darwin buscaba el origen de las especies?


¿Y tenía que reñir la célebre escritora a sus pequeños para que dejasen de inoportunarla?


Cuando el destacado hombre de empresa, tenía a sus hijos con otitis aguda por las noches, ¿los velaba y confortaba en sus dolores?


¿Y el campesino preocupado por su cosecha, ¿atendía la demanda de juegos que sus hijos requerían?


Cuando Holmes y Brandeis vestían las togas de abogados y exponían sus conclusiones, ¿no se amontonaban las sábanas, calcetines, camisas...hasta alcanzar un metro de altura?


El incansable y prestigioso cienfíco trabajando en la maraña de fórmulas, ¿se ocupa de sus mayores por las tardes?




¡Cuántos más meritorios son los logros de las mujeres que hacen verdaderos esfuerzos, malabarismos y sacrificios para cumplir dignamante, atendiendo a sus maridos, y animándolos, apoyándole ante las adversidades, y cuidar eficazmente de la crianza de sus hijos y asistir a toda la familia!


Sí he visto a mujeres que estudian, trabajan y llevan la casa y familia muy bien, a costa de SU TIEMPO, con gran esfuerzo, naturalmente, (los machistas no lo reconocerán jamás).


¡Y cuántas loas merecen esas mujeres que perseveran en la Universidad y terminan una carrera muy brillantemente!


¡Y el colectivo femenino, que si no han podido ser universitarias ejercende de laboriosas administrativas, atentas y dulces enfermeras, eficaces maestras, artesanas costureras, abogadas-mediadoras en conflictos familiares, magistrales cocineras, acertadísimas asesoras sociales, refinadas decoradoras, incansable letrada de asuntos escolares y comunidad y paño de lágrimas para los suyos y allegados!




Las que no tuvieron oportunidad de ir a la escuela de pequeña ni de jovencita y ahora tienen, (desde el año 1982), la ocasión de asistir a la magnifica Escuela de Adultos, que existen en todas las poblaciones de nuestro país para adquirir una digna preparación, por auto estima y saber valerse por ellas mismas con infinito esfuerzo, ¡"Chapó"!


Estas Escuelas están regidas por un personal docente: comprensivo, eficaz y muy vocacional, de gran talla humana, generalmente.




Reconocer la labor que cada unos de nosotros aportamos a la sociedad en su conjunto, nos enriquece, nos motivan y nos sostiene...para legar a nuestros hijos un futuro más sólido, ético y mejor...respetemos y valoremos el trabajo digno de cada uno de nosotros...hagamos complicidad solidaria colaborando en el seno familiar, echándo una mano para que podamos conciliar más y mejor las relaciones, asistir juntos a eventos, descansar, disponer de tiempo para ponenos al día de los diversos asuntos de nuestro interés: un científico puede bañar a los niños, cuando verdaderamente tenga ese tiempo, sobre todo, que tenga voluntad de hacerlo, mientras la mamá prepara la cena para todos, después le pueden contar un cuento antes de dormir y hablar de las incidencias del día después tranquilos, otras ella le puede tramitar asuntos suyos, a fin de que después dispongan de un tiempo para asistir a una conferencia juntos de interés mutuo, mientras ella termina de preparar el almuerzo, él puede poner la mesa, servirle una cervecita a ella y comentarle los proyectos de su empresa y cómo les repercitirá en el futuro a ellos, así se puede conciliar mucho más las relaciones...no proponga una utopia, sino unas equitativas mejoras más justas también, dicho sea con toda humildad.

(Éstas reflexiones fueron debatidas en una reunion hace unos años en clase, a fin informativo).






No hay comentarios:

Publicar un comentario

A la espera de moderar comentario